En Chile: nacimiento del programa de evaluación de riesgos sísmicos a nivel mundial

Resulta esencial garantizar la máxima seguridad para todos los empleados del Grupo a nivel mundial. Para ello, L’Oréal posee hoy en día sistemas de evaluación de riesgos sísmicos en las áreas en las que están situadas sus oficinas centrales, como por ejemplo, en Chile.

Le toit du siège social de L’Oréal à Santiago du Chili.
Le toit du siège social de L’Oréal à Santiago du Chili.

En febrero de 2010, las oficinas centrales a nivel nacional de L’Oréal en Santiago sufrieron graves daños debido a un terremoto. Después de este acontecimiento, el Grupo decidió poner en marcha un innovador y ambicioso programa de evaluación de riesgos sísmicos. Su objetivo consiste en maximizar la seguridad de los empleados de la empresa. "Teníamos que auditar todos los edificios que ocupábamos en zonas de riesgo para poder asegurarnos de que no mostraban ninguna vulnerabilidad ante cualquier actividad sísmica que pudiera poner en riesgo la seguridad física de los ocupantes de los mismos," explica Frank Privé, Director de propiedades del Grupo. L’Oréal eligió a Bureau Veritas para que le ayudara con esta iniciativa. "Se trata de una compañía de importancia mundial y competencias ampliamente reconocidas que ha desarrollado tecnologías específicas de evaluación con las que se mide la resonancia de los edificios mediante la utilización de sensores, permitiendo de este modo establecer un perfil de su comportamiento en caso de evento sísmico", subraya Jean-Michel Duffieux, Director de proyectos – departamento de propiedades. Bureau Veritas elaboró, en este sentido, un mapa mundial de las áreas más expuestas a riesgos sísmicos: Se analizaron 110 edificios que habían sido identificados como situados en zonas de riesgo, y en el 35% de aquellos considerados vulnerables, se han llevado a cabo, o se llevarán próximamente a cabo, planes de acción con el objetivo de poder controlar este riesgo. Se están implementando diversas medidas, que van desde la formación del personal hasta el traslado a nuevas instalaciones, y también la introducción de procedimientos de confinamiento, la realización de obras de reacondicionamiento interior y la ejecución de trabajos de consolidación estructural. Pero el programa no finalizará aquí: L’Oréal ha decidido aplicarlo de forma sistemática en todos sus nuevos emplazamientos situados en zonas identificadas como con riesgo sísmico.