Evaluación sin testar en animales

La salud y seguridad de nuestros consumidores siempre han sido una prioridad absoluta para L’Oréal. Tanto como lo es el apoyo del bienestar animal.

Evaluación sin testar en animales
Evaluación sin testar en animales

Mucho antes de que la cuestión sobre los tests con animales fuera planteada por la sociedad civil o dentro de un marco reglamentario, L’Oréal apostó por nuevos métodos para evaluar la seguridad que no implicaran a los animales. Desde 1989 -catorce años antes de que la reglamentación lo exigiera- y hasta hoy, L’Oréal no testa sus productos o ingredientes en animales ni tolera ninguna excepción a esta norma.

No obstante, puede que algunas autoridades sanitarias decidan por su parte llevar a cabo tests con animales para algunos productos cosméticos, como sigue siendo el caso de China. L’Oréal ha sido la compañía más activa en trabajar junto con las autoridades y científicos chinos durante más de 10 años para disponer de métodos de tests alternativos reconocidos y permitir que la reglamentación cosmética evolucione hacia una eliminación total y definitiva de los tests con animales. Gracias a ello, desde 2014 algunos productos fabricados y vendidos en China, tales como champús, geles de baño o maquillaje, ya no se testan en animales.

Verdadero pionero, desde 1979, el L'Oréal ha estado reconstruyendo modelos de piel humana en laboratorios para elaborar tests de seguridad in vitro como alternativa a la experimentación con animales y, en 2011, L’Oréal puso en marcha Episkin en Lyon (Francia) y en Shanghái (China), donde se producen pieles reconstruidas. Además de modelos de piel reconstruida, L’Oréal cuenta con un amplio conjunto de herramientas como parte de su evaluación predictiva que no implica a los animales, tales como modelización molecular, expertos sistemas de toxicología, técnicas de imagen y mucho más.