Jardines de fitorrecuperación en Chimex

Mediante el uso de jardines de fitorrecuperación, el proyecto "Agua 100% limpia" de la filial Chimex permite tratar las aguas residuales con tanta eficacia que se pueden devolver a su entorno natural.

Phytoremediation gardens at Chimex

Chimex, la filial francesa de L’Oréal, especializada en la producción de ingredientes de cosmética mediante el empleo de la química y las biotecnologías, es un ejemplo perfecto de innovación medioambiental y rendimiento en el uso del agua. Han sido necesarios seis años de estudios para combinar un sistema fisicoquímico con el tratamiento por fitorrecuperación.


Chimex, la filial francesa de L’Oréal, especializada en la producción de ingredientes cosméticos mediante el empleo de la química y la biotecnología, es un ejemplo perfecto de innovación medioambiental y eficiencia en el uso del agua. Han sido necesarios seis años de estudios para combinar un sistema fisicoquímico con el tratamiento por fitorrecuperación.

Agua 100% limpia


Karine MELLOUL, Director of Operations at Chimex, L'Oréal

Karine MELLOUL, Director of Operations at Chimex, L'Oréal

Actualmente, el proyecto "Agua 100% limpia" permite tratar las aguas residuales de una fábrica de Chimex de una manera tan efectiva que se puede reutilizar en el medio natural. ¡Todo un hito en la industria química! "Y lo mejor de todo es que el proyecto fue concebido por uno de los empleados de la propia fábrica", explica Karine Melloul, Directora de operaciones de Chimex. "Acabamos de completar con éxito la primera fase de la operación. Dentro de nada, esta innovadora solución permitirá que los jardines de fitorrecuperación (se entiende por fitorrecuperación un conjunto de tecnologías que utilizan las bacterias que se desarrollan en las plantas como principal agente de tratamiento) reintegren las aguas residuales al entorno natural y funcionarán como si fuera un circuito cerrado, reutilizando el agua".

El ahorro en el consumo de agua es realmente importante. Los jardines de fitorrecuperación de Mourenx, inaugurados en octubre de 2011, permiten ahorrar en recursos básicos como el agua, conservando a la vez aspectos sociales y el paisaje de los lugares en los que se instala la tecnología. Pero, por encima de todo, representan la esperanza de un futuro con productos químicos más limpios y responsables.

Sección de expertos

Si deseas más información sobre este tema, consulta las hojas de datos GRI: