Ecodiseño: una estrategia para obtener resultados concretos

Diseñar un producto de forma ecológica supone tener en cuenta todo su ciclo vital aplicando criterios medioambientales en todas las fases.

Eco-design

Hace tiempo que se incluyó esta iniciativa entre las prioridades del Grupo y es un pilar de su estrategia medioambiental para el periodo 2005-2015. La división de investigación es la que guarda una relación más directa con este tema. Se esfuerza constantemente por reducir la huella ecológica de los productos que diseña.

Sirva como ejemplo la nueva gama Ultrasuave de Garnier, que pasó por una revisión integral en 2011. El desafío consistía en garantizar las propiedades cosméticas y la calidad de uso similares a otros champús reduciendo a la vez el impacto sobre el medio ambiente: respeto de la biodiversidad, mayor control de la cantidad de ingredientes utilizados, limitación de la producción de residuos, reducción del volumen de los embalajes, innovación tecnológica, etc. Todo ello desarrollado de conformidad con la política de ecodiseño de L’Oréal. Los equipos de investigación trabajaron con especial ahínco para mejorar la biodegradabilidad de estas nuevas fórmulas, llegando al umbral del 97% para el champú Ultrasuave de almendra y el de flor de loto y del 98% para el acondicionador, por ejemplo. Por otro lado, esta nueva gama también sirvió de producto de prueba en un experimento de visibilidad medioambiental realizado de manera conjunta entre Garnier y Carrefour bajo los auspicios del Ministerio de Ecología y Desarrollo Sostenible: éste consistió en ofrecer al consumidor una perspectiva optimizada de los efectos del producto sobre el medio ambiente. ¿Cómo? A través de información clara en los estantes, en la página web de Garnier y Carrefour y por medio de una aplicación específica para smartphones.

Otro ejemplo relativo a los embalajes de Biotherm pone de manifiesto los beneficios del ecodiseño: en 2011 se ahorraron más de 24 toneladas de papel imprimiendo las instrucciones directamente en la caja y se utilizaron más de 10 toneladas menos de plástico con sólo reducir el tamaño de los frascos. Más aún, se ha revisado la cuestión del uso de embalajes de cartón y papel en todo el Grupo a través de la promoción activa de la certificación FSC (que garantiza la gestión sostenible de los bosques de los que se obtiene la madera, tanto desde el punto de vista medioambiental como humano).

Todavía se sigue desarrollando este planteamiento responsable, ya que todos los proyectos de renovación o creación de productos se someten a un estudio avanzado del ciclo de vida para poder decidir con los datos en la mano cómo reducir al mínimo la huella ecológica de L’Oréal.

Cifras clave del periodo 2005-2011 (fábricas L’Oréal)

  • Emisión de gases de efecto invernadero: 29,8% reducción en valor absoluto (toneladas de CO2, directas e indirectas).
  • Reducción del consumo de agua en un 22,6% (litros por producto terminado).
  • 24,2% de reducción en la producción de residuos transportables (gramos por producto terminado, sin incluir embalajes reciclables, en las plantas y centros de distribución).