L’Oréal inaugura el salón de peluquería del futuro
Grupo

L'Oréal inaugurates the hairdressing salon of the future

La nueva Academia Verde, la única de su tipo en el mundo, combina la aplicación de las tecnologías más modernas con el uso de materiales ecológicos para establecer las bases de la peluquería para las generaciones futuras en el siglo XXI.

En España, el sector de peluquería da empleo a 108.000 profesionales cada año, recibe 175 millones de visitas de clientes y tiene una facturación de 4.200 millones de euros (esto es, el 0,4% del PIB español).

L’Oréal, líder mundial en el mercado de cosméticos, ha dado otro paso adelante en su compromiso con la innovación responsable y sostenible abriendo la primera "Academia Verde" en Madrid. Este nuevo concepto de peluquería combina un fuerte carácter tecnológico con un enfoque en educación ambiental, para permitir la aplicación y una mayor familiaridad con valores medioambientales y sostenibilidad entre los profesionales de este sector.

El proyecto arranca de la División de Productos Profesionales de la empresa, que comercializa las marcas L’Oréal Professionnel, Kérastase, Kéraskin, Redken, Matrix y Pureology para peluqueros. Para crear esta academia ecosostenible situada en la sede de la empresa en Madrid, se han aplicado las tecnologías más modernas en línea con criterios de sostenibilidad para garantizar la mejor atmósfera de trabajo y para fomentar un comportamiento responsable.

Actualmente, en España hay unos 35.000 salones de peluquería, de los que más de la mitad distribuyen y usan productos L’Oréal (la empresa representa cerca del 30% del mercado), de aquí la importancia de impartir una formación adecuada a los profesionales acerca de cómo y cuándo aplicarlos. Sin embargo, la Academia Verde de L’Oréal también busca inculcar a las futuras generaciones de profesionales de este sector respeto por el medio ambiente sirviendo como espacio en el que aumentar la conciencia ecológica entre los más de 8.000 peluqueros que L’Oréal estima que recibirán formación aquí cada año.

Según Didier Tisserand, Presidente de L’Oréal España, “Nuestro apoyo a esta academia pionera en España, la primera de su clase en el mundo, refuerza nuestro compromiso con el medio ambiente. Un salón ecosostenible cuesta, actualmente, en torno a un 15% más que uno convencional, coste que gradualmente se irá reduciendo gracias a los cambios en la legislación, la innovación en los materiales y ahorros económicos de medio a largo plazo". Y se estima que en todo el mundo solo unos cien salones, más o menos, tienen la inquietud de ser ecosostenibles.

Mucho más que una academia de peluquería

La innovadora Academia L’Oréal hace un hincapié especial en el reciclaje de productos y, así, ha creado la llamada pared de reciclaje, un panel de vidrio en el que depositar todos los contenedores utilizados en las actividades diarias del centro: plástico, papel, cartón, aerosoles, vidrio y aluminio. Este elemento no solo ayuda a reciclar, sino que se ha convertido en una parte importante de la composición del área. El reciclaje adopta una función destacada dentro de la Academia como muestra visible del concepto de sostenibilidad.

El aprovechamiento y la reutilización de agua ocupan un lugar esencial en este proyecto gracias a que se puede contemplar en una zona pública una exposición de cómo se recicla el agua, lo que también es útil por su acción sensibilizadora en el público sobre el uso que hacemos del agua. Además, la tasa de flujo de las boquillas para lavar el pelo se ha reducido a 6,8 litros/minuto, mejorando notablemente el uso responsable que el salón hace del agua.

Por otro lado, el 80% de la energía media consumida en la peluquería se utiliza para calentar y en los secadores. Por eso la División de Productos Profesionales de L'Oréal está trabajando a nivel internacional con la industria para ofrecer a los peluqueros soluciones más eficaces con un menor impacto energético. Concretamente, está estudiando con un fabricante el diseño de un secador que dure 5 veces más de lo que uno normal, con más potencia pero el mismo consumo que un secador convencional, de modo que el trabajo se termine más rápidamente, con el subsiguiente ahorro en energía.

Facilidades y materiales "verdes"

La temperatura del aire de la academia está controlada mediante la aplicación de "enfriamiento solar", una tecnología que permite integrar el secado, el enfriado y el agua caliente en un solo sistema que minimiza su impacto ambiental al funcionar con bromuro de litio y agua, evitando la destrucción del ozono atmosférico, reduciendo el efecto invernadero y bajando el consumo de agua. Dentro del edificio, gracias al uso de un circuito instalado en el techo, la energía se distribuye silenciosamente en forma de calor o frío uniformes, evitando las corrientes de aire y el sonido de los ventiladores. Esta climatización sostenible se ve complementada por un sistema de deshumidificación para el espacio dentro de la academia, de modo que la calidad del aire y la humedad relativa son siempre adecuadas.

Además, en todo el trabajo de carpintería se han empleado materiales ecológicos. Los muebles y parte del pavimento son de ecomat, un material obtenido a partir de plástico reciclado combinado con huesos de aceitunas. Los paneles utilizados en las paredes son de yeso y fibra de celulosa obtenida a partir de papel reciclado.

Las instalaciones utilizan madera certificada FSC, acero 100% reciclable, aluminio reciclado, paneles hechos en un 65% de fibras de abeto y un 35% de aglomerados minerales, así como cerámica y pintura fotocatalíticas anticontaminantes, autolimpiantes y antibacterianas.

Un compromiso ambicioso con el medio ambiente

L’Oréal siempre ha mostrado un interés claro en reducir la huella ecológica de la empresa y en aumentar la biodiversidad, directamente desde el diseño del producto hasta su fabricación y envasado. Este esfuerzo se ha enmarcado en tres objetivos fundamentales a largo plazo para sus fábricas y centros de distribución entre 2005 y 2015: una reducción del 50% de las emisiones de gases efecto invernadero, de agua para cada producto terminado y de residuos generados por cada producto terminado.

Algunos de los ejemplos más importantes de la empresa en el campo de la sostenibilidad y el respeto al medio ambiente se pueden encontrar en la fábrica de Burgos, que se ha autoimpuesto el objetivo de tener un balance de emisiones de CO2 neutro en 2015, y que también está fomentando la generación interna de energía: la fábrica de Libramont (Bélgica) inauguró su nuevo centro de biogás el año pasado para garantizar que la planta utilice un 100% de energía verde y que tenga un balance neutro de carbono.