Los secretos del color

El color es un elemento esencial en los cosméticos. Cuanto mejor se comprende, mejor se puede dominar para crear una gama infinita de efectos.

Test of iridescence to light
Test of iridescence to light

Las primeras teorías para explicar el color se remontan al siglo XVII. En síntesis, se trata de una función de la física, en concreto de la interacción de la luz con la materia a nivel de electrones y la forma de un objeto. Durante décadas, los investigadores de L'Oréal profundizaron en su conocimiento en este campo para desarrollar nuevas aplicaciones en la coloración del cabello y en el maquillaje.

El maquillaje de una nueva generación


The Colors of a Butterfly
Transcripción en texto del vídeo

The Colors of a Butterfly

Entre los últimos avances: el maquillaje fotónico. Este maquillaje, en apariencia blanco o incoloro, adquiere color y se vuelve irisado cuando se aplica sobre la piel la cual contiene un pigmento: la melanina. En teoría, es fácil imaginar estructuras (capas múltiples, redes o cristales) de materia blanca o incolora que adquieren color bajo el efecto de la luz. Pero, ¿cómo se pueden fabricar y formular en un producto de maquillaje para que puedan reproducir, en las uñas o en los párpados, la delicada iridiscencia de un ópalo o del caparazón de un escarabajo? Para conseguirlo, los investigadores simplemente han copiado las estructuras encontradas en la naturaleza y han hecho capas múltiples de mica, sílice, redes de polímeros o microesferas de silicio. Y han jugado con la cantidad de capas para producir efectos diferentes. Con una simple capa fina obtuvieron un efecto irisado o, en otras palabras, un color que cambia según el ángulo desde el que se mire. Al multiplicar las capas de partículas o de óxidos metálicos (¡hasta 200 capas!) produjeron un efecto de espejo, siendo el color de la luz transmitida complementario al de la luz reflejada.