El asunto de los ensayos en animales

L’Oréal ya no testa en animales ninguno de sus productos ni ninguno de sus ingredientes, en ningún lugar del mundo. L’Oréal tampoco delega esta tarea en otros. Solo podría hacerse una excepción si las autoridades reglamentarias lo exigieran con una finalidad de seguridad o reglamentaria.

Seguridad de productos, preguntas sobre experimentación animal
Seguridad de productos, preguntas sobre experimentación animal

L’Oréal se ha comprometido a comercializar únicamente productos cuya seguridad se haya evaluado conforme a protocolos rigurosos y éticos. La finalidad es evitar que nuestros consumidores experimenten algún efecto adverso al utilizar el producto. Tradicionalmente la evaluación de la seguridad de los productos e ingredientes se realizaba mediante tests en animales.

Sin embargo, desde los años 80, L'Oréal cree que el futuro de la evaluación de la seguridad radica en el desarrollo de estrategias alternativas “predictivas”. Este enfoque está construido sobre el sustancial progreso científico que se está llevando a cabo en los campos de los modelos de piel reconstruida, la modelización molecular y, también, en el tratamiento de datos de alto rendimiento. Esto nos permite explotar todos los datos que el Grupo ha venido acumulando en el trascurso de un siglo, que representan más de 50000 ingredientes. 

Estas nuevas estrategias y los considerables esfuerzos de investigación detrás de ellas han dado sus frutos: en 1989 L'Oréal pudo acabar con todos los ensayos en animales de sus producto sin renunciar a la seguridad de los mismos. Desde marzo de 2013, el Grupo ha dado otro paso decisivo: ya no testa en animales, en ninguna parte del mundo, ni delega esta tarea en otros. Únicamente podría hacerse una excepción si las autoridades reglamentarias lo exigieran con una finalidad de seguridad o reglamentaria.

Gracias a nuestros avances en métodos alternativos, a nuestra colaboración con institutos de investigación mundiales y a la extraordinaria determinación de nuestros equipos, L’Oréal ha entrado en la era “predictiva” de pronosticar la seguridad y eficacia de un ingrediente antes de que este se haya sintetizado. Esta ambición, que la comunidad científica internacional apoya, y conoce como “la toxicología del siglo XXI”, se manifiesta en los esfuerzos de nuestros laboratorios y estimula nuestra innovación.

Hace más de 30 años L’Oréal tomó un nuevo rumbo que hoy nos permite innovar en belleza en todo el mundo sin recurrir a los tests en animales.
Visita el sitio web de Skinethic, nuestra unidad de negocio de venta de modelos de tejidos reconstruidos.